Muerte, horror y bronca en el Aeropuerto de Ezeiza

Un inspector de Migraciones falleció en su lugar de trabajo, un cubículo de un metro por un metro, cuando atendía a pasajeros de vuelos internacionales. El hombre se desplomó y sufrió un infarto cardíaco masivo. Sus compañeros denuncian que el desfibrilador estaba sin batería, que los tubos no tenían oxígeno y que el personal médico, que estaba a 100 metros, tardó 20 minutos en llegar. Escándalo por un hecho impactante que fue presenciado por cientos de personas.

Un inspector de la Dirección Nacional de Migraciones murió en plena labor en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en un suceso que impactó a los viajantes presentes y causó enorme indignación debido a que no se pudo utilizar el desfibrilador y el personal médico tardó 20 minutos a pesar de que se hallaba a sólo 100 metros.

La víctima, identificada como Carlos Fabián Benedetti, de 53 años, falleció en su puesto de trabajo mientras atendía a diplomáticos y tripulación en la zona de salida de vuelos internacionales de la estación aérea Ministro Pistarini.

De acuerdo a lo que señaló Prensa de Hoy, el hombre «estaba encerrado en su habitual lugar de labores: un box de un metro por un metro y sin aire acondicionado el miércoles a las 14, cuando se descompuso y se desplomó a consecuencia de un infarto cardíaco masivo (cardíaco súbito)».

Según los mismos informantes, dos pasajeros médicos intentaron atenderlo, luego de realizar maniobras para abrir la puerta que fallaba por falta de mantenimiento. Los profesionales no contaban con autorización para utilizar los desfibriladores, por lo que tuvieron que esperar 20 minutos a sanidad que estaba a solo 100 metros. Los tubos no tenían oxígeno, los desfibriladores estaban descargados y la adrenalina y demás medicación, vencida.

Los empleados advirtieron que el aeropuerto internacional más importante del país no cuenta con insumos para salvar la vida de pasajeros, ni de los empleados que trabajan en horarios rotativos, por jornadas de 10 horas -15 en temporada alta- con un descanso de 10 minutos.

Sin embargo, a horas de la muerte de Benedetti sus superiores solo habrían realizado una comunicación a los empleados: asistir “elegantes” para recibir a los funcionarios del G20 al día siguiente.

Según revelaron los propios trabajadores, al menos 3 empleados de migraciones murieron en similares condiciones en los últimos dos años. Según indicaron el hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad, como en teléfonos celulares de pasajeros.

Benedetti, oriundo de Chivilcoy, casado y padre de dos hijas, fue conocido en esa ciudad a través de su activa participación en el fútbol, dado que jugó muchos años en Primera división y logró títulos en los clubes Deportivo Colón y Gimnasia y Esgrima, según consignó La Razón de Chivilcoy.

Una vez retirado de la actividad, fue ayudante técnico de su ex compañero en Deportivo Colón y gran amigo Raúl Amadeo Carbone, y pasó por los clubes Deportivo Alsina, 22 de Octubre y Deportivo Colón.

Fuente: www.cronica.com.ar

7 comentarios en «Muerte, horror y bronca en el Aeropuerto de Ezeiza»

  1. Perdón, si molesta mi comentario pero no vi un solo mensaje que hable sobre el servicio de medicina laboral, a mi entender casi todas las fallas vinieron desde el punto de vista de medicina laboral, sin embargo vi mensajes sobre lo que falla es la seguridad en el trabajo.
    No hace falta que me digan que ambos servicios deben trabajar en conjunto, pero pido por favor que relean los comentarios y despues me cuentan, duele ver mensajes donde casi siempre se apunta al servicio de seguridad en el trabajo, no estoy sacandome el problema de encima, ya bastante tenemos con los empresarios que no tienen en cuenta las recomendaciones y que cada vez que pasa un accidente automaticamente la culpa parece ser de los que hacemos seguridad en el trabajo, sin tener en cuenta a jefes y supervisores, empresarios y la falta de autocontrol preventivo que suelen tener los mismos empleados.

  2. Es muy doloroso que sigan muriendo trabajadores en sus lugares de trabajo. Cada argentino debería ser declarado patrimonio nacional, pero sin embargo, se tienen estas clases de degradaciones del stma. que cuando no es por falta de presupuesto es por falta de responsabilidad de quienes dirigen la empresa o simplemente las faltas de controles por parte de quienes deben hacerlos. Lo cierto es que cada vez más trabajadores fallecen en sus lugares de trabajo y parecería ser que su único pecado es el de ir a trabajar. Lo sucedido aquí ha sido un hecho bochornoso en el que nada salió bien o relativamente bien. Todo fue un soberano despropósito. Mi más sentido pésame a todos los familiares de este trabajador y a sus compañeros de trabajo que también deben involucrarse en los temas de HSE y denunciar todos los desvíos que observen y exigir sus correcciones.

  3. Lamentablemente pasa en muchos lugares públicos (escuelas, oficinas públicas, etc.) donde circula mucha gente y en algunos privados también, donde se hace Higiene y Seguridad para cumplir la ley y nada más o para chapear/ promocionarse y en realidad es una pantalla falsa, dónde no hay responsables ni control de autoridades (Ministerio de Trabajo, ART, Profesionales de Higiene y seguridad serios, etc.)

  4. Que barbaridad!! Y el sindicato? Las inspecciones de trabajo? La auditorías de la ART?

  5. Seguramente el sector de Migraciones tendría su profesional en hys o sería solamente un prestafirma?

  6. Esta es el lugar que ocupa lo relativo en higiene y seguridad para los empleadores publicos llamese gob. nacional, provincial o municipal en pocas palabras muy bajo cumplimiento a las leyes vigentes.

  7. Que vergüenza. Es un reflejo de la falta de un programa de protocolo control y capacitación continua, además de las malas condiciones laborales y estructurales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.