Angustioso rescate de un obrero en Bahía Blanca

Bomberos agotan los esfuerzos para rescatar un obrero que permanece atrapado desde hace más de tres días en un pozo de 13 metros de profundidad dentro de una máquina Bobcat con la que realizaba perforaciones en la zona industrial de Bahía Blanca, cerca de Puerto Galván.

El accidente se produjo pasadas las 17 del jueves cuando uno de los pilotes que se habían levantado en el sitio cedió y se produjo un desmoronamiento que dejó atrapados a cuatro trabajadores. Tres ya fueron rescatados y debieron ser hospitalizados: uno de ellos perdió tres dedos de una mano. Mientras tanto, continúan las tareas contrarreloj para dar con el último operario que, se presume, continúa dentro de la máquina.

El hombre que sigue atrapado fue identificado como César Benítez, de 30 años y nacionalidad paraguaya. Trabaja desde hace dos años para la empresa y tiene dos hijos de cinco y tres años en la Capital Federal, donde reside.

Las lluvias que cayeron en el sur bonaerense dificultaban ayer las tareas.


Benítez quedó bajo tierra por un derrumbe cuando un grupo de obreros trabajaba en la construcción de un muro en un sector de descarga y pesaje de vagones del ferrocarril, en una zona de Puerto Galván en la localidad de Ingeniero White.

Complicado. Los rescatistas intentan apuntalar con grúas y motoniveladoras el terreno para poder llegar al fondo del pozo donde se encuentra la pala mecánica que operaba Benítez para la empresa Louis Dreyfus de Puerto Galván.

Los rescatistas señalaron que es «muy complicado» el rescate por el riesgo de nuevos desmoronamientos que generó la lluvia.

La empresa francesa construye en la zona una planta de elevación de granos y producción de aceites y biodiesel y el pozo, donde quedó atrapado Benítez, forma parte de la construcción de una noria.

Resignado, el padre del obrero, Isazio Benítez, dijo: «Sé que mi hijo ya murió», por lo que esperaba al menos el rescate de su cuerpo.

Maximiliano Contreras, uno de los obreros que logró salvarse, contó al diario La Nueva Provincia que trabajaban «en el pozo noria y de repente gritaron y, al darme vuelta, se vino todo el paredón de once metros sobre nosotros». Contreras sufrió la amputación de tres dedos de su mano izquierda y quedó internado en el hospital del Sur.

“Estábamos haciendo excavaciones y los pilotes, supuestamente, están hechos para que las paredes resistan y el pozo no se venga abajo. Se nota que no resistieron y hubo mucha presión de la marea y el barro, entonces se vino todo abajo”, añadió.

El sitio donde ocurrió el accidente está ubicado a poco más de cien metros de la costa. Es el último sitio del puerto de Ingeniero White con terreno ocioso de casi 9 hectáreas cedido a la alianza entre las multinacionales francesa Dreyfuss y la suizo-argentina Glencore Moreno.s compañías es IGM y tenía previsto entregar los trabajos hacia fin de año.

Fuente: www.lacapital.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.