Accidentes y enfermedades laborales sin baja médica caen en la Región el miedo a quedarse sin trabajo, según UGT y CCOO

Los sindicatos llaman a manifestarse este viernes en la conmemoración del Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo

UGT y CCOO han alertado que los recortes y las reformas de los gobiernos central y regional constituyen una «violencia» en forma de una presión «psicosocial» que hacen peligrar la salud y la seguridad en el trabajo, lo que se refleja «en la disminución de la declaración de accidentes y enfermedades profesionales con baja, aumentando las lesiones y patologías sin baja». Los sindicatos lo achacan a la precariedad laboral y al miedo a perder el empleo, entre otras cosas.

En concreto, en la Región de Murcia se registraron 29.353 accidentes de trabajo en 2012, lo que supone un descenso del 14,8 por ciento respecto al año anterior. De todos ellos, los que no implicaron baja laboral disminuyeron un 9,4 por ciento en el mismo periodo, mientras que los accidentes con baja médica bajaron un 20,6 por ciento.

Además, fueron diagnosticadas 311 enfermedades profesionales con baja médica, un 22,3 por ciento menos que en el año anterior, mientras que las enfermedades sin baja fueron 132, lo que representa un 23,3 por ciento menos.

De hecho, ambos sindicatos advierten que actualmente «es habitual encontrar en un centro de trabajo a alguien que está enfermo y permanece allí por temor a la pérdida de su puesto de trabajo o por la pérdida de salario que provoca la baja médica».

Así lo han hecho saber la secretaria de Salud Laboral, Medio Ambiente y Cambio Climático de UGT Región de Murcia, María Salud Marín, y el secretario de Acción Sindical y Salud Laboral de CCOO de la Región, Santiago Navarro, quienes han ofrecido una rueda de prensa para dar a conocer los actos previstos para conmemorar el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Marín ha resaltado que la Región de Murcia registró en 2012 un total de 14 accidentes mortales, 21 menos que en el año anterior. Dos de ellos se produjeron in itinere, es decir, en los desplazamientos de casa al trabajo y viceversa; mientras que un trabajador falleció por caída de altura; dos por desplome de materiales; cuatro tuvieron como causa de muerte un infarto o derrame; y los siete restantes fallecieron por accidente de tráfico durante la jornada laboral.

Asimismo, los accidentes de trabajo ocurridos durante la jornada de trabajo con baja médica descendieron un 21,5 por ciento y los accidentes in itinere bajaron un 14 por ciento. En cuanto a la gravedad de los accidentes, 88 fueron graves, dos de ellos in itinere; mientras que 13.210 fueron de carácter leve.

Marín achaca la disminución en los accidentes desde 2007 a que la actividad laboral «está decreciendo», pero lamenta que estas cifras «siguen siendo inaceptables porque somos conscientes de que la causa principal de la siniestralidad es el incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales».

De hecho, explica que el 40 por ciento de los accidentes investigados en 2011 por la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social se produjeron por el incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales, dejando «una sensación de impunidad entre los empresarios incumplidores».

Navarro ha remarcado que el empleo precario «es fundamental para que se produzcan accidentes y enfermedades laborales y no se detecten», y ha puesto como ejemplo, incluso, grandes cadenas de almacenes «que impiden coger la baja a sus trabajadores, incluso en casos que implican operaciones médicas. Y es que los trabajadores con baja en España están considerados delincuentes, peores que los políticos que han robado o prevaricado».

Asimismo, el representante de CCOO ha llamado la atención sobre el hecho de que el 80 por ciento de las enfermedades profesionales en España «no se reconocen», porque para ello los trabajadores «tienen que denunciar en el juzgado a la empresa y a la mutua». Por ello, ha reivindicado que sean los médicos de cabecera los que se encarguen de las evaluaciones.

A su juicio, las «reformas y recortes» ejecutados están llevando a los trabajadores a tener unas condiciones como las de la época de la revolución industrial, por culpa de la «desregularización».

Por ejemplo, ha lamentado que la ampliación prevista de la edad de jubilación más allá de los 67 años supondría «ampliar la vida laboral, más precariedad en el trabajo y un empeoramiento de la salud y la seguridad en el empleo».

CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA SEGURIDAD EN EL TRABAJO

Marín ha recordado que el 28 de abril se conmemora el día internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, instituido para prevenir accidentes y enfermedades profesionales, y en recuerdo a los trabajadores que han sido víctimas de un accidente de trabajo o han contraído una enfermedad como consecuencia del mismo.

Como el domingo es festivo, CCOO y UGT han adelantado el programa de actos para este viernes, 26 de abril, bajo el lema ‘Las reformas y los recortes del Gobierno hacen peligrar la salud y la seguridad en el trabajo’, y la jornada comenzará a las 10.30 horas con una asamblea conjunta de ambos sindicatos.

Posteriormente, a las 12.00 horas, partirán en manifestación desde la calle Santa Teresa, pasando por la calle Barítono Marcos Redondo, la Gran Vía Escultor Salzillo, la calle Jaime I el Conquistador y el Paseo Alfonso X el Sabio hasta llegar a la plaza de Santo Domingo, donde se realizará un acto simbólico de recuerdo a los 14 trabajadores que perdieron la vida n accidente de trabajo en la Región durante 2012.

Marín ha apuntado directamente a «cuatro enemigos públicos» de la seguridad y la salud en el trabajo, que ha identificado con las mutuas, la Seguridad Social, Sanidad y la patronal, a los que critica por tener un discurso «en contra de los trabajadores, haciéndolos responsables de la falta de productividad y competitividad por los abusos en el acceso a la incapacidad temporal, que ellos llaman bajas injustificadas».

En este sentido, se pregunta si el Gobierno central «será capaz de considerar la prevención de riesgos laborales como un principio de calidad y competitividad de las empresas, poniendo en valor la inversión en ello y no planteando políticas con tantos ajustes que comprometen seriamente la salud de los trabajadores».

Asimismo, ha manifestado su rechazo a la próxima modificación del régimen jurídico de las mutuas de accidentes y enfermedades profesionales, que va a permitir que puedan «dar el alta médica a los trabajadores en situación de incapacidad por contingencias comunes».

Advierte que estas organizaciones «son gestionadas por empresarios, siendo más importante el ahorro en los costes que la salud de los trabajadores, además de que de esta forma se privatizaría el sistema público de salud, a lo que nos oponemos».

Fuente: www.europapress.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.