Muere otro ex trabajador de Fibrocementos por un cáncer a causa del amianto

La Asociación de Afectados cifra en más de 35 el número de víctimas resgistradas desde 1990.

Un ex trabajador de la empresa Fibrocementos, dedicada a la fabricación de tubos de amianto en San Vicente del Raspeig y actualmente desaparecida, falleció el pasado lunes a consecuencia de un cáncer de pleura, causado por el contacto con este mineral, según informó la Asociación de Afectados por Amianto, Francisco Martínez.

Se da la circunstancia de que esta víctima, Saturnino Platas, sólo estuvo trabajando en la empresa ocho años, desde 1964 hasta 1972. Sin embargo, este periodo fue suficiente para contraer la enfermedad que no se le manifestó hasta 30 años después, según explicó ayer Martínez. Con él ya son dos los fallecidos a causa del contacto con el amianto en lo que va de año, pero desde la Asociación se especifica que, desde la década de los 90 han muerto más de 35 trabajadores, que en mayor o en menor medida habían estado en contacto con el mineral cancerígeno.

Otro ex trabajador de Fibrocementos falleció el pasado 18 de enero a consecuencia de un cáncer de pulmón, otra de las afecciones más comunes que se contraen al respirar polvo de amianto.

El ex operario que murió el pasado lunes, de unos 60 años de edad, denunció en INFORMACION en febrero de 2006 que la empresa debería haber informado a los antiguos trabajadores de los riesgos que tenía trabajar con un componente como el amianto y debería haberles advertido de la necesidad de realizar controles periódicos sobre su salud.

Saturnino relató que, durante su periodo en la fábrica «de vez en cuando nos íbamos a dormir encima de sacos de amianto. Nos acostábamos allí. Nadie nos dijo que no lo hiciéramos y tampoco que nos pusiéramos mascarillas». Los médicos le detectaron la enfermedad en septiembre de 2005, tras varios meses molesto «con un constipado que iba a peor». Un tribunal médico le dio la invalidez y empezó a luchar contra una enfermedad dura que finalmente acabó con su vida.

A su condición de ex trabajador, Saturnino unía el haber vivido junto a la fábrica en el barrio Los Manchegos de San Vicente hasta el año 1984.

La fábrica de Fibrocementos, «Fibrotubos», tal y como se la conocía popularmente en San Vicente ya ha desaparecido. Tras la prohibición de utilizar amianto a principios de 2000 y el cese de actividad años después, la última propietaria de la planta, el grupo Uralita, decidió vender el terreno y desmontar las instalaciones. El proceso se prolongó durante varios meses y obligó a tomar medidas especiales por el riesgo a que el polvo de amianto fuera esparcido y afectara a los vecinos de la zona. La fábrica volvió a ser noticia meses después cuando un vigilante de seguridad murió al caerle la puerta de acceso al recinto.

Actualmente nada queda ya de las instalaciones y el terreno está a la espera de empezar a albergar los más de 250 pisos que está previsto.

ANA VAQUER

Fuente: www.diarioinformacion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.