La verdad es que no importa mucho como le llamemos, siempre que tengamos claro lo que queremos. Utopía es: â??algo que es bueno y que deseamos, pero que es imposible o muy difícil de realizarâ??. Al menos esa es la definición que da el diccionario escolar Santillana que, en este caso, la prefiero a la de la Real Academia de la Lengua Española que sólo se queda con la idea de que utopía es algo imposible de realizar. Personalmente prefiero compartir la idea de que â??si la mente humana lo puede imaginar, el hombre lo puede realizarâ?? o , como decía Walt Disney: â??Si puedo soñarlo, puedo hacerloâ??.

Pues bien, en seguridad debemos aspirar en el largo plazo a lograr un estado utópico. Necesitamos tener una utopía. Es bueno que tengamos un sueño por el cual trabajar; una visión, creada en nuestras mentes, que nos guíe y estimule a avanzar… hacia el futuro deseado.

Nuestra Gran Utopía debiera ser… LA SEGURIDAD IMPLÃ?CITA.

La Seguridad Implícita es el estado ideal en que la seguridad, si bien pierde su identidad como tal, impregna toda actividad humana, a nivel de pensamiento y de acción. Es como si no existiera pero está siempre… ¡porque es un ingrediente de la â??Soluciónâ?? emprendedora!
En algunas conferencias me he atrevido a decir que â??el mejor Programa de Seguridad es ningunoâ??. Pero a veces ha resultado peligroso porque suele ocurrir que cuando uno apunta a las estrellas, no falta el que mira la punta del dedo.

Pero sin duda que es la Seguridad Implícita la que, a futuro debiera hacer innecesarios los Programas de Seguridad, porque ella se sustentará simplemente en la forma correcta de emprender cada trabajo humano dentro de una empresa.

Desde luego que esto es â??algo bueno y que deseamos, pero que es imposible o muy difícil de realizarâ??. Pero, como decía el optimista voluntarioso: â??Lo difícil lo hacemos inmediato; lo imposible puede que nos tome algo más de tiempoâ??.
El mensaje aquí es, simplemente, que debemos avanzar desde ya a ese estado ideal de Seguridad Implícita porque, mientras la Seguridad sea un apéndice en una organización, nunca será el apéndice más importante y mientras sea sólo un Programa, cualquiera podrá eliminarlo, en cualquier momento.

La Seguridad Implícita se transforma en un verdadero ingrediente estratégico, formando parte de la gran vertiente organizacional, formando parte de la cultura de la empresa, contribuyendo al clima laboral y, por sobre todo, agregando valor real a cada proceso.

Aunque difícil, la Seguridad Implícita es posible de alcanzar mediante el desarrollo de una Cultura Preventiva nivel de organización, que involucre a cada persona, cualquiera que sea el nivel o área en la que se desempeñe y cualquiera sea el rol, función o tareas que deba cumplir en ellas.

Autor: Samuel Chávez Donoso
Fuente: Boletin PeRiesgo Nº 8 -2005

284 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*