Icono del sitio Safety Blog®

Murió un obrero en San Lorenzo al caer desde 20 metros de altura

San Lorenzo. Un obrero que se encontraba trabajando en unas vigas, a más de 20 metros de altura, en el puerto de la empresa Molinos Río de la Plata de esta ciudad murió al caer al vacío cuando se soltó su arnés de seguridad. El lamentable hecho ocurrió a pocos días de un accidente similar ocurrido en la papelera Celulosa Argentina de Capitán Bermúdez, donde también falleció otro operario que reparaba un tanque, lo que pone en el ojo de la tormenta a las medidas de seguridad que toman los trabajadores que realizan sus tareas en altura.

Esta vez se trata de Cristián Sosa, un joven de 25 años oriundo de la provincia de Mendoza, quien trabajaba en el puerto de la empresa Molinos Río de la Plata. Según el testimonio de fuentes inobjetables, el joven se encontraba trabajando en unas vigas a más de 20 metros de altura, y por causas que se tratan de establecer se soltó su arnés de seguridad por lo que el trabajador cayó al piso muriendo en forma casi instantánea.

El accidente se produjo en horas de la tarde del último lunes, en las instalaciones de la ex Pecom Agra, donde la empresa Molinos Río de la Plata se encuentra construyendo una planta modelo para el tratamiento de la soja, y un puerto.

El operario fallecido pertenecía a una empresa contratista de la provincia de Mendoza llamada Ciarco, que a su vez había sido contratada por una empresa de San Martín, provincia de Buenos Aires, llamada Larrauri, quien se adjudicó algunos de los distintos trabajos que demanda la etapa de construcción del puerto carguero.

La muerte de Sosa, junto a la de Juan Ramón Rodríguez – el operario fallecido en Celulosa – y otros casos fatales producidos en distintas empresas del cordón industrial son – según sus compañeros de trabajo – un llamado de atención para los organismos del Estado que deben controlar que tareas riesgosas se realicen en el marco de las medidas de seguridad adecuadas, de forma tal que este tipo de hechos desgraciados no se repitan.

Al ser consultado por La Capital sobre los distintos casos fatales que se sucedieron a lo largo de este año, Pablo Reguera, secretario general de la CGT San Lorenzo señaló que «además de la responsabilidad que le compete tanto a las grandes empresas como a las contratistas, hay una responsabilidad ineludible del gobierno de la provincia que no equipa como corresponde al personal de la delegación de la Secretaría de Trabajo, para que tenga los medios necesarios para realizar los controles que corresponden para seguridad de los trabajadores».

Fuente: Diario La Capital

Salir de la versión móvil