El accidente de Repsol en Puertollano sigue en la memoria de todos

Print Friendly

La fecha del 14 de agosto sigue en la memoria colectiva de Puertollano y, sobre todo, en la memoria de los trabajadores de Repsol y de las empresas auxiliares del complejo petroquímico. Aquel día del año 2003 se producía un grave accidente industrial que costaba la vida a un total de 9 trabajadores de las empresas contratistas.

Desde CCOO no se quiere olvidar ese hecho y, un año más, han querido rendir su homenaje a esas nueve personas.

En una nota enviada a los medios, tanto Joaquím González, Secretario General de FITEQA CCOO, como Eugenio Nielfa, Secretario General SS CCOO de Repsol Petróleo, han puesto de manifiesto que a pesar de haber transcurrido 9 años, donde se vivieron días de sobresalto, dolor, tensión y riesgo para las personas que trabajaban en la refinería, tanto de la empresa principal como de las contratas, e incluso la población, todavía está fresco en la memoria el accidente, si bien aseguran que hay que valorar los esfuerzos realizados para la mejora de la seguridad y también, analizar que bajo la tensión y el dolor de los hechos, los secretarios generales de FITEQA CCOO, FIA-UGT y el presidente ejecutivo del Grupo Repsol YPF, firmaron un acuerdo en julio del año siguiente que fue importante.

A partir de aquel acuerdo, señalan en la nota, se trasladaron los problemas existentes y los déficits en materia de seguridad y prevención de riesgos laborales, pero también se analizaron las fortaleza de la refinería, el potencial humano de la plantilla propia y la necesaria coordinación de actividades para la protección de todas las personas que trabajan en los complejos petroquímicos.

Ese acuerdo transformó conceptos y permitió cambios en la refinería. Se establecieron criterios generales en el modelo de gestión de Mantenimiento con la creación de 50 nuevos puestos de trabajo. Además, siguen diciendo, se pusieron en marcha un completo plan de formación, centrada en las necesidades reales de los puestos de trabajo y se estableció una mejora palpable en la organización productiva.

También sirvió, añade la nota, para realizar mejoras para combatir las emergencias en la red contra incendios, cambiando líneas para dotarlas de mayor caudal y presión, mejoras en los tanques de reserva d agua y reforzamiento de los centros de bombeo. Además, se procedió a la renovación de vehículos ligeros contra incendios y de vehículos pesados.

Este grave accidente también provocó la división entre trabajadores de la contrata y los de la empresa principal generándose también una fractura con los sindicatos mayoritarios. En ese contexto no fue fácil lograr una negociación y conseguir un acuerdo de intereses coincidentes. Pero finalmente, el acuerdo también restableció la confianza perdida y se inició un camino de esperanza para que nadie se sintiera desprotegido ni desconsiderado independientemente del trabajo que realiza, acaba diciendo.

Fuente: http://eldiadigital.es

Los comentarios están cerrados.